“MooringSense cambiará de manera definitiva la forma de gestión de los aerogeneradores flotantes”

MooringSense es la investigación más importante liderada por el Centro Tecnológico CTC hasta la fecha. Se trata de un proyecto europeo, absolutamente transformador, llamado a cambiar de manera definitiva la gestión de los aerogeneradores flotantes instalados en alta mar. “Con esta iniciativa, hemos definido un nuevo paradigma para monitorizar la salud estructural de los sistemas de fondo de las plataformas eólicas flotantes” ha indicado Beatriz Sancristóbal. “Hablamos de reducir costes operativos, alargar la vida útil de los anclajes e incrementar su producción energética anual” concluyó la directora general del centro.

El espacio IBE de CEOE-CEPYME Cantabria fue el lugar escogido para realizar la presentación oficial de los resultados de este proyecto, cuyo presupuesto superó los 4 millones de euros. Sancristóbal y el doctor Alejandro Pérez, gestor de proyectos de I+D+i del centro tecnológico cántabro, expusieron el fruto del trabajo realizado durante los últimos 36 meses por un consorcio internacional con nueve integrantes de 4 países diferentes. “La creación y combinación de las seis tecnologías desarrolladas en este periodo nos permite disponer de una estrategia innovadora para la gestión de la eólica marina flotante” indicó Pérez.

Beatriz Sancristóbal y Alejandro Pérez durante la presentación de resultados

Enmarcado dentro del programa Horizonte Europa, MooringSense ha logrado alcanzar, e incluso superar, los objetivos definidos inicialmente. Entre las cifras más destacadas, aparece una reducción de los gastos operativos de la eólica flotante marina que oscila entre un 15 y un 26%. “Hay que pensar en el ahorro que esto supondrá en un parque eólico como los que puedan desarrollarse dentro del Plan de Ordenamiento del Espacio Marítimo (POEM)” ha detallado Pérez.

Este plan, que regula el despliegue de la eólica marina flotante en España, plantea un objetivo de entre 1 y 3 GW de eólica para 2030. Una cifra que supone hasta el 40% del objetivo de la UE para el final de la década. “La innovación y las nuevas tecnologías planteadas por MooringSense van a ser clave para alcanzar los objetivos planteados a nivel tanto nacional como europeo”, ha asegurado Sancristóbal.

Asimismo, MooringSense ha alcanzado el objetivo previsto de incrementar la eficiencia y la durabilidad de los aerogeneradores flotantes offshore. En concreto, la estrategia desarrollada aumenta un 10% la vida útil de los sistemas de fondeo de las plataformas. Un logro que se traduce en cinco años más de servicio por turbina instalada.

La creación e implementación conjunta de seis tecnologías innovadoras como resultado del proyecto permite una sensible mejora de los costes de mantenimiento, así como reducir el riesgo tecnológico asociado a la implantación de aerogeneradores en alta mar. Con los avances de MooringSense es más fácil controlar la operación de los parques eólicos flotantes. En consecuencia, esta mejor planificación de las intervenciones “permitirá optimizar el rendimiento de los aerogeneradores y facilitará un incremento cercano al 3% de la producción anual de energía”, ha declarado Sancristóbal.

Gráfico de MoorningSense

Bajo la coordinación del único centro tecnológico de Cantabria han trabajado cinco entidades punteras españolas, como son Saitec, Zunibal, Vicinay Marine Innovación e Ikerlan; y también cuatro organizaciones europeas: TNO e Intecsea, de Holanda; Bekaert Wire Rope Industry, de Bélgica; y Sintef Ocean, de Noruega. “El trabajo desarrollado por MooringSense ha puesto de manifiesto la alta capacidad de la I+D+i como generadora de empleo de calidad”, ha afirmado Beatriz Sancristóbal. No en vano, se espera que el despliegue de las tecnologías definidas en el proyecto pueda crear alrededor de 60 puestos de trabajo relacionados con las energías renovables marinas para 2030.

Innovación para reducir costes

Beatriz Sancristóbal y Alejandro Pérez durante la presentación de resultados

Dentro del trabajo conjunto realizado en este proyecto, el Centro Tecnológico CTC ha desarrollado íntegramente un novedoso sensor inteligente para el posicionamiento preciso. Un elemento basado en la tecnología punta de sistemas de navegación por satélite GNSS y el conocimiento y la experiencia del centro cántabro en esta materia. Una herramienta disruptiva en el mercado por la exactitud de su precisión, cuyo margen de error se reduce a 20 centímetros. “El sensor recopila mediciones altamente precisas de actitud, posición y velocidad y permite realizar una evaluación en tiempo real la situación del activo donde va instalado” ha indicado Alejandro Pérez. El Centro llevará consigo y presentará las capacidades de este sensor en el evento WindEurope.

Además, CTC también ha trabajado especialmente en la definición de un gemelo digital de los sistemas de generación de energía flotante offshore. Como parte de este paquete, el único centro tecnológico de Cantabria ha diseñado un modelo numérico que predice la vida útil remanente de las cadenas de amarre en tiempo real. “Esta capacidad permite una reducción más que notable en los costes de monitorización de la vida útil en los sistemas de fondeo, elementos clave para mantener operativas las turbinas eólicas de este tipo” ha explicado Pérez.

El uso combinado del gemelo digital para las líneas de fondeo y el Smart Sensor supone una reducción que podría alcanzar hasta el 90% respecto a los costes a las tecnologías actuales. Un ahorro cifrado en torno a 500.000 euros por plataforma flotante cada 25 años. “Invertir en estas innovaciones nos mueve hacia un escenario de costes controlados basados en riesgos reales y, por ende, hacia una reducción notable de los gastos de esta energía renovable”, ha concluido Beatriz Sancristóbal.