CTC e INTEDIG validan el sistema de detección de personas en tiempo real en el Puerto de Santander

El Centro Tecnológico CTC e INTEDIG ya han llevado a cabo las primeras validaciones del sistema de detección de personas del proyecto AIRDRONE PORT SECURITY y han verificado su correcto funcionamiento en las instalaciones del Puerto de Santander. Esta tecnología es una de las soluciones clave de la iniciativa, la cual tiene por objetivo desarrollar un sistema integrado de drones y técnicas de Inteligencia Artificial que complementen y refuercen las funciones del equipo de vigilancia de los puertos marítimos

Este proyecto, subvencionado por el Fondo “Puertos 4.0” que impulsa el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana a través de Puertos del Estado, acaba de cumplir su primer año de ejecución. El consorcio formado por el único centro tecnológico de Cantabria y la empresa INTEDIG ha asegurado que se han alcanzado unos resultados prometedores y el proyecto va por muy buen rumbo. Este sistema apuesta por el uso de drones controlados de forma remota capaz de buscar, identificar y hacer seguimiento de los objetos en movimiento. El proyecto combina el sistema de aeronaves no tripuladas con técnicas de inteligencia artificial.

En este sentido, el Centro Tecnológico ya ha desarrollado una herramienta de identificación basada en modelos de visión por computador y de aprendizaje automático que se aplicaran a los drones de vigilancia. Esta herramienta permite automatizar los procesos de detección y clasificación tanto de personas como de comportamientos atípicos dentro del recinto portuario, posicionarlas en un mapa y realizar tareas de seguimiento. CTC ha verificado el correcto funcionamiento de esta solución tecnológica en las propias instalaciones del Puerto de Santander a través de las aeronaves de pruebas.

El consorcio ha entrado en el segundo año de desarrollo del proyecto y está trabajando en la precisión de estas técnicas de inteligencia artificial y en el desarrollo del sistema de alarmas en tiempo real. En este sentido, la solución AIRDRONE PORT SECURITY utilizará la información recopilada por los drones para generar alertas automáticas de las situaciones de riesgo o comportamientos anómalos identificados. En el mismo instante en el que los algoritmos de inteligencia artificial registren un potencial problema, los profesionales de seguridad recibirán una llamada para tomar medidas inmediatas.

Además, la recogida de todas estas alertas e información a lo largo del tiempo permitirá detectar las ubicaciones y las horas en los que más posibles riesgos se hayan identificado. Un registro que servirá para que el equipo de vigilancia pueda tomar medidas de precaución y anticiparse a posibles problemas.

Este proyecto de origen cántabro representa un importante avance en el ámbito de la seguridad portuaria. Demuestra el potencial de la tecnología de los drones automáticos y la inteligencia artificial para potenciar las capacidades de vigilancia y control en entornos marítimos.

Para conocer más sobre el proyecto AIRDRONE y su funcionamiento, puedes ver el siguiente vídeo explicativo que detalla las características y ventajas de este sistema revolucionario. Este proporciona una visión completa de cómo el proyecto contribuye a la mejora de la seguridad en los puertos marítimos, aportando una mayor tranquilidad tanto a las autoridades portuarias como a los usuarios de estas instalaciones vitales para el comercio y el turismo.