Un sensor inteligente para una energía limpia, eficiente y de bajo coste

En la búsqueda constante de soluciones para contrarrestar el efecto invernadero y reducir la huella de carbono, las energías renovables se han erigido como la ruta más segura y confiable hacia un futuro sostenible. El cambio climático y la necesidad de alejarse de los combustibles fósiles han catapultado su importancia. Uno de los pilares centrales de esta transformación es la energía eólica marina flotante, que abre la puerta áreas marinas más extensas y profundas, lejos de la costa y con un potencial mayor de viento. La creciente demanda de este tipo de energía ha impulsado su desarrollo y, por ende, investigación en tecnología para aerogeneradores.

Bajo este contexto se llevó a cabo el proyecto europeo de investigación MooringSense que propone una nueva forma de gestión, más eficiente, económica y segura, de las estructuras flotantes. En el marco de este ambicioso proyecto colaborativo, CTC ha desempeñado un papel fundamental al diseñar y crear un innovador sensor inteligente de posicionamiento, una de las principales patas de esta iniciativa. El dispositivo SmartSensor se basa en la vanguardia de la tecnología GNSS (Sistema Global de Navegación por Satélite) para calcular con gran precisión el movimiento de la plataforma marina y, a partir de esa información, las tensiones a las que se ven sometidas las líneas de amarre que sujetan la estructura.

CTC

Tecnologías MooringSense

Este sensor representa un hito disruptivo en el mercado debido a su precisión inigualable, que reduce el margen de error hasta los 20 centímetros. El sensor recopila mediciones extremadamente precisas de actitud, posición y velocidad, permitiendo una evaluación y un control en tiempo real de la situación de la plataforma flotante en el que está instalado. Asimismo, supone un importante hito dentro de la especialización de CTC para ofrecer soluciones tecnológicas de alto valor.

Este enfoque inteligente permite llevar a cabo una planificación y gestión más efectivas del mantenimiento de las infraestructuras, evitando de esta forma interrupciones inesperadas y costosas debido a fallos o roturas en el sistema y alargando la vida útil de las estructuras. Todo ello no solo optimiza la eficiencia operativa, sino que también ofrece una reducción muy significativa de los costes en comparación con tecnologías convencionales utilizadas en este ámbito.

Más allá de su aplicación en el ámbito de la eólica marina, esta herramienta tiene el potencial de trascender a otros campos, como a proyectos relacionados con el vehículo eléctrico. Un campo con grandes posibilidades de crecimiento, muy vinculado asimismo con la sostenibilidad y la descarbonización, y cuya apuesta por la investigación y el desarrollo de soluciones innovadoras está en alza. En este ámbito, el SmartSensor encuentra su lugar para identificar con precisión la localización de los vehículos en todo momento y aumentar de esta manera la seguridad de los usuarios. Asimismo, su potencial puede aplicarse a otros ámbitos muy diversos como la agricultura, la aviación, las embarcaciones marinas o el uso de drones, por nombrar algunos ejemplos.

Aunque los desafíos en la implementación de la energía eólica flotante persisten, los avances en investigación y desarrollo de nuevas tecnologías como el SmartSensor allanan el camino hacia un futuro más limpio y sostenible. A medida que la tecnología se perfeccione y se expanda a otras aplicaciones, las energías renovables se consolidarán como la base de la próxima era energética, brindando una esperanza renovada para la preservación de nuestro planeta.

Ismail Laarossi

Tecnólogo del área de Navegación y Robótica

Centro Tecnológico CTC