El año del talento

El Centro Tecnológico CTC encara 2024 inmerso en una etapa de crecimiento. Un periodo fundamentado en las directrices establecidas en el Plan Estratégico 2023 – 2025, la mejora de su actividad comercial y la intensificación de sus relaciones con las empresas. Esta combinación de factores, unidos al conocimiento y expertise que proporciona el liderazgo de varios proyectos europeos, motivan una previsión muy positiva que contempla duplicar la cifra de facturación en los próximos tres ejercicios.

El principal activo con el que cuenta CTC para alcanzar este objetivo son las capacidades de su equipo humano. Un grupo cuya media de edad no alcanza los 40 años y en el que más del 30% tienen un doctorado. La viva representación del “jóvenes, pero sobradamente preparados”. Personas con un conocimiento profundo sobre los principales retos industriales, experiencia en la gestión de proyectos y una nutrida red de contactos para ofrecer siempre la solución más completa posible.

La actual fase de expansión que atraviesa el Centro incide de forma directa en la gestión del talento. En el año 2024, CTC va a disponer de un equipo más sólido, más experto y con más capacidades. Un grupo al que pretendemos incorporar 12 perfiles de carácter tecnológico. Tanto seniors como juniors. Un incremento de plantilla cercano al 40% que aspira a posicionar a CTC como el mejor lugar en el que estar para cualquiera que pretenda trabajar en innovación desde Cantabria. La reciente incorporación de Marina San Miguel, ingeniera química por la Universidad de Cantabria y con varios años de experiencia profesional fuera de la región, es un caso paradigmático del tipo de personal que necesita el Centro para seguir progresando.

CTC

Tan importante es sumar capacidades como minimizar la fuga de talento. La innovación no es ajena a la alta movilidad y la escasez de perfiles que está condicionando prácticamente todos los mercados laborales de nuestro tiempo. Si CTC quiere crecer y progresar no puede debilitar su principal activo. La aportación de cada persona del equipo es importante y su desarrollo profesional también. Trabajar en CTC significa tener las puertas abiertas hacia una carrera enfocada en el diseño e implementación de proyectos de innovación. Siempre con un elevado componente tecnológico alto y sobre temáticas de vanguardia. ¿Puede haber algo más retador que construir el futuro de nuestras empresas?

Definir cómo será el tejido productivo del mañana es una misión tan compleja que abordarla en solitario sería un sinsentido. Desde nuestra constitución en el año 2000, hemos hecho de la colaboración uno de nuestros principales valores. Para llegar lejos es obligatorio compartir camino y en CTC lo hacemos de forma sistemática. Disponemos de una nutrida red de colaboradores nacionales e internacionales con los que exploramos diversas vías para resolver retos actuales o anticiparnos a los que están por venir. El trabajo en equipo con empresas, universidades u otros centros es la única manera de ofrecer soluciones que sean competitivas.

Sin embargo, el crecimiento proyectado para los ejercicios venideros será una quimera si no contamos con el respaldo del tejido productivo. El leitmotiv de CTC es ofrecer soluciones tecnológicas innovadoras para que cualquier organización pueda incrementar su competitividad. Empresas radicadas en Cantabria, como Textil Santanderina, SEG Automotive, BSH, Dynasol, Birla Carbon o Cementos Alfa, y otras de fuera, como Vicinay, Hempel o Alter, ya han depositado su confianza en nosotros para acometer diferentes proyectos.

La fortaleza de los centros tecnológicos radica en nuestra capacidad de adelantarnos a las necesidades que la sociedad nos demandará en el futuro. Un aspecto fundamental para la evolución de los territorios, que requiere capacidad económica para amortiguar el riesgo que supone desarrollar planteamientos disruptivos. Por tanto, el crecimiento de nuestro patronato es una prioridad para nuestro desarrollo.

CTC se nutre de la colaboración con empresas que apuestan por innovar y del respaldo de Administraciones Públicas que apoyan la innovación. Contamos con todos ellos, los que ya están y los que están por venir, para potenciar el andamiaje de CTC, destinar más recursos a la capacitación de nuestros equipos y contribuir a que la innovación haga de Cantabria una región cada vez más competitiva.

Con la velocidad de crucero puesta y las mejores perspectivas de la última década, hacemos un llamamiento a esos profesionales que desean desarrollar una carrera vinculada a la I+D+i y también a todas las organizaciones y entidades que hayan decidido subirse a este tren de la innovación. El único capaz de transportarnos hacia un sistema productivo más eficiente y más sostenible. Nunca es tarde para unirse a quienes estamos inventando el futuro.

Beatriz Sancristóbal

Directora General del Centro Tecnológico CTC