CTC mejora el comportamiento de los elementos flotantes del proyecto H2Olock

El Centro Tecnológico CTC ha optimizado el comportamiento de los dispositivos flotantes que sustentan el proyecto europeo LIFE H2Olock. Esta iniciativa presenta un concepto innovador para la gestión sostenible de las balsas agrícolas, a través de una cubierta modular que protege el agua de la evaporación. En este contexto, el equipo de investigadores cántabros ha conseguido que los elementos de protección recuperen su posición indicada en el 100% de los casos.

Este aspecto resulta fundamental para alcanzar uno de los objetivos de la propuesta: que pasa por garantizar un rendimiento en el control de la evaporación de agua de hasta el 80-85 %, frente al 75-80 % de las soluciones existentes actualmente en el mercado. Verónica González de Lena, mánager de Industria y Energía de CTC, es la responsable de gestionar esta investigación que ya ha superado el ecuador de su desarrollo.

CTC

Balsa cubierta por elementos flotantes

Durante la última reunión de seguimiento, celebrada recientemente en Lorca con presencia de los supervisores de la Comunidad Europea, González de Lena explicó cómo han conseguido que los dispositivos se auto adricen y mantengan siempre su posición original. Asimismo, ha detallado los aspectos principales del sistema de monitorización que controla el rendimiento de los elementos flotantes.

CTC

Consorcio del proyecto con los supervisores europeos.

El desarrollo de una interfaz que muestra en tiempo real todos los parámetros relevantes para monitorizar el estado de los recursos hídricos supone el último paso de un sistema, cuyo despliegue comenzó en noviembre de 2023. En esa fecha, los investigadores de CTC se desplazaron hasta la balsa de La Jeresa, en Murcia, e instalaron una estación meteorológica para adquirir parámetros ambientales, células de carga para monitorear fuerzas en los amarres que contienen a los dispositivos flotantes, cámaras para controlar la superficie cubierta de la balsa y un sensor de presión que permitiría evaluar el porcentaje de agua de la balsa que no se evapora.

Cuatro meses después es posible monitorizar todos esos indicadores en tiempo real y también acceder a los datos históricos del embalse para poder realizar comparativas. Con estos dos avances presentados, el proyecto da por concluido el segundo paquete de trabajo. El siguiente reto será validar este sistema de monitorización en una balsa agrícola de Portugal, que es otro de los lugares de ensayo previstos por el consorcio. Ya se ha comenzado la introducción de los módulos y posteriormente se instalará la sensórica asociada al proyecto.

CTC

Balsa La Jeresa

Cabe recordar que LIFE H2OLOCK dispone de 1,8 millones de euros de presupuesto y cuenta con un consorcio formado por un equipo interdisciplinar europeo. Arana, empresa coordinadora del proyecto y pionera en Europa en la cobertura sostenible de balsas de agua para uso agrícola; la Comunidad de Regantes de Lorca (CRL), una de las mayores comunidades de regantes en España; la Asociación de Agricultores Portugueses Avipe, enfocada en el sector de la vid; la ingeniería Arada, especializada en infraestructuras hidráulicas con experiencia en proyectos de ahorro de agua y energía; la consultora Global Factor International, especializada en neutralidad climática y sostenibilidad; y el propio Centro Tecnológico CTC.

Además de controlar la evaporación del agua, esta iniciativa, cuyo plazo de ejecución finaliza el 31 de octubre de 2025, prevé minimizar crecimiento de algas sin uso de alguicidas y la producción de energía renovable para sistemas de riego gracias a la instalación de placas solares sobre las mantas que cubrirán las balsas.