CTC se posiciona en Transfiere como referente para la gestión de la corrosión industrial

CTC regresa de uno de los foros sobre transferencia tecnológica más importantes de Europa consolidado como referente nacional en materia de corrosión. El éxito cosechado en proyectos como I-COR, las capacidades y el expertise de su equipo de investigadores y disponer de instalaciones singulares de estudio como el MCTS El Bocal suponen un trio de argumentos que no han pasado desapercibidos en el XIII Foro Transfiere, celebrado recientemente en Málaga.

El diseño y testeo de un modelo predictivo capaz de estimar la velocidad de corrosión dentro de las tuberías de los sistemas de refrigeración de las plantas industriales conseguido por el Centro en el marco del proyecto I-COR generó una notable atención entre los 4.500 visitantes profesionales del ecosistema I+D+i y las más de 600 empresas y entidades que participaron en el evento.

CTC

Beatriz Sancristóbal y Abraham Casas en el stand de CTC.

Además de esa capacidad para evaluar y prevenir la aparición de la corrosión con antelación, los representantes de CTC también explicaron el trabajo que están haciendo con recubrimientos self-sensing.

CTC

Mesa redonda de los centros tecnológicos en Transfiere

Gracias a la aditivación con diferentes nanomateriales, estos nuevos desarrollos permiten monitorizar y detectar de forma temprana procesos de degradación en componentes y estructuras industriales. Esta línea de trabajo forma parte de la iniciativa FutCAN: una propuesta de especialización y capacitación tecnológica para habilitar las “fábricas del futuro” mediante la introducción de soluciones avanzadas y métodos innovadores.

En una de sus ediciones más exitosas hasta la fecha, Transfiere ha puesto en común el conocimiento académico e investigador con el poder tractor del tejido empresarial y las administraciones públicas para impulsar la colaboración en un contexto de economía global. Además de sus capacidades asociadas a la corrosión, CTC aprovechó la cita para establecer contacto con empresas y entidades que trabajan en el ámbito aeroespacial. En ese sentido, junto a los tres proyectos que el centro cántabro ejecuta para la Agencia Espacial Europea (ESA), se exploraron oportunidades vinculadas al ámbito de la sensórica para procesos y sistemas. Un complemento que resulta muy interesante para la explotación de datos asociada a gemelos digitales.

Cabe significar que CTC fue uno de los 17 centros tecnológicos presentes en el stand agrupado de la Federación Española de Centros Tecnológicos (Fedit). Un aspecto que facilitó la relación de la entidad cántabra con sus homólogas de otras comunidades. Además, desde el claim “Innovación con impacto”, se puso de manifiesto la influencia significativa de estas organizaciones para facilitar una transferencia tecnológica real.

Este aspecto resulta crítico poder testear con garantías las soluciones que demanda el tejido productivo. En este contexto, CTC recordó la singularidad del laboratorio marino MCTS El Bocal. Una instalación única en Europa, gestionada conjuntamente con el Instituto Español de Oceanografía, que permite validar desarrollos en un entorno marino real, así como evaluar el comportamiento de materiales frente a la corrosión y el biofouling.

CTC

MCTS El Bocal